The Blog

Bitacora

BITÁCORA DÍA 10

Miercoles 13/12/2017

75.6 km recorridos – 35.4 km hasta el Polo Sur

Lat 89.67° – Lon 78.17°: Cubierta Polar Antartica

Altura 3,100 msnm -30°C,  – 10pm (hora Chile)

 

 

A 34 KM del Polo Sur, algunos se preguntan …¿qué comemos? ¿cómo vamos al baño?

 

 

Nuestra travesía de hoy fue de nueve horas y doce minutos. Recorrimos 10 Millas Naúticas (18,8km), igual que ayer. ¡Muy duro! Aunque el día estuvo muy bueno, con sol y poco viento, el frío al final del día estaba muy fuerte y unas temperaturas muy bajas (-30).

Ayer, en ese mar blanco en el que caminamos, Sebas, nuestro guía, vio algo extraño, se aproximó a ver qué era y finalmente pudimos comprobar que nos habíamos encontrado un globo con una caja de icopor anaranjada. Suponemos que manda datos de temperaturas. Recogimos lo que más pudimos, pues parte del globo estaba sepultado, en esa filosofía de estar en el lugar más prístino del mundo y que no debemos dejar rastro alguno de nuestra travesía, lo empacamos para entregárselo a los responsables de la Estación Amundsen-Scott apenas lleguemos al Polo Sur. Pero se podrán imaginar nuestra alegría de haber encontrado algo así: ¡José Francisco parecía un niño con un juguete nuevo!.

Hoy, hacia la mitad de nuestro recorrido pudimos ver unas huellas de un vehículo y supusimos que eran los chinos que venían a hacer una travesía en unos jeeps polares especialmente adecuados para esto. Ellos nos habían contado de su recorrido, harían una visita al polo sur y estarían en las dos costas opuestas de la Antártica. Unas horas más tarde los vimos en sus jeeps, dos de ellos, muy a lo lejos. Les hicimos señas, pero seguramente no nos vieron.

Para variar un poco el tema de nuestra travesía, hemos decidido contarles acerca de una de las preguntas más frecuentes que se generan al iniciar una expedición como esta, la típica:

¿Y qué comen?”

La verdad, es una muy buena pregunta y a veces uno responde a la ligera, pero trataré de detallarles exactamente en qué consiste nuestra alimentación diaria:

Para mí, siempre, no importa donde esté, lo primero en la mañana en un café. Es por eso que desde la noche anterior hemos dejado los termos de agua, llenos, para cuando nos despertemos podamos tomarnos esa primera bebida caliente. Algunos del equipo prefieren té, pero no importa lo que tomemos, es necesario tener en lo termos agua caliente y agua en los Nalgene (botellas de agua) para hidratar por la noche.

Acto seguido, después del café: ¡el desayuno! Aquí hay dos opciones, la primera y mejor: huevos congelados, empacados al vacío. Estos se derriten mientras cocinamos tocineta y calentamos una tortilla, mejor dicho, un burrito de huevos con tocineta, un verdadero lujo que sólo nos podemos dar al estar bajo cero, pues la comida llega totalmente congelada. La segunda opción, no tan rica pero no es mala, es una variedad de granolas con frutas, muesli o huevos deshidratados que vienen en un paquete de marca Backpacker´s Pantry, que se abre como una bolsa de ziploc; es una bolsa de aluminio plastificada, a la cual se le echa agua caliente (del termo), se espera entre 10 a 20 minutos dependiendo el producto, se abre y se puede comer directamente del paquete.

De ahí salimos a nuestra travesía que en los últimos dos días, han sido de más de nueve horas. Para esta travesía paramos cada hora donde comemos e hidratamos. Yo generalmente echo unas sales o electrolitos a mis dos litros de agua. Estos deben ser hervidos en la mañana, pues si están fríos, durante nuestra travesía a temperaturas tan bajas se terminan congelando. También hervimos agua para llenar nuestros termos nuevamente.

En esas pausas es muy importante comer siempre algo y para eso cada uno tiene sus preferencias. Generalmente comemos uno de estos: brownies, barras de cereal, barras de proteínas, galletas, chocolates, maní, trail mix de maní, frutos secos etc. Es muy importante hidratar cada vez que paramos. Cabe anotar que, en esas nueve horas diarias, paramos 5-10 minutos máximo, pues el frío es tal que si nos quedamos más nos congelamos, por eso es necesario estar siempre activos.

Una vez terminamos nuestra jornada, armamos las carpas y metemos nuestras cosas de los trineos en las carpas. Apenas estamos acomodados, nos tomamos una especie de sopita Ramen, más pequeña, para tomar algo caliente, pues no hemos tomado nada caliente durante nueve horas. Luego montamos la cocina (bueno, Sebas nuestro guía siempre lo hace) y empezamos a derretir hielo para poder cocinar. Nuevamente aquí hay dos opciones, la primera y la mejor, la comida congelada hecha en el campamento Union Glacier por unos chefs. Hemos comido en estos días: pasta con pollo, chili con carne y sopa de pescado. ¡Un verdadero manjar! La otra opción, como al desayuno, echarle agua a una variedad de comida deshidratada. No tan buena, pero la verdad me sorprendió lo mucho que la han mejorado. Yo me comí un pollo agridulce con arroz y estaba bueno. Compartimos un puré de papa con tocineta y … estaba muy bueno.

Esto para explicarles una de las dos preguntas más frecuentes que nos hacen al salir de expedición. La otra es: “y cómo van al baño?”, pero dejaré que esta descripción la haga alguno de mis compañeros.

Un abrazo fuerte para todos los que nos están siguiendo.

Juan Pablo.

Pd. Pueden dejar sus comentarios abajo, los leemos.

 

 

 

 

Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published.