The Blog

Bitacora

BITÁCORA DÍA 11

Jueves 14/12/2017

92.5 km recorridos – 18.5 km hasta el Polo Sur

Lat 89.83° – Long 75.77°: Cubierta Polar Antartica

Altura 3,1600 msnm -35/-40°C,  – 10pm (hora Chile)

 

Hoy sin duda alguna fue el día más duro de la expedición, no solo porque estuvimos esquiando nuevamente 9 horas en nuestro sexto día de travesía, sino porque estuvimos todo el día sometidos a un frío muy intenso. A las 7:30 am iniciamos el desmonte del campamento para emprender la jornada en esquíes rumbo al Polo Sur. A pesar de estar soleado el día, los vientos gélidos que soplaban desde muy temprano, hacían que la sensación térmica estuviera en       -40°C. Bajo estas circunstancias hay que tomar todas las precauciones para evitar congelamientos de las extremidades y sobre todo de la cara. Estar expuestos sin protección por un par de minutos, puede llevar a lesiones permanentes. El recorrido de hoy de casi 17 KM, en su mayoría fue en subida, con una pendiente leve del glaciar pero que con el arastre del trineo, la hace parecer mucho más empinada. Adicionalmente la superficie del glacial presentó muchas irregularidades tipo micro dunas producidas por el viento… los famosos “sistrugis”, que sometieron nuestras espaldas a un verdadero suplicio…

   

 

Las paradas de 5 minutos cada hora para hidratar fueron penosas, porque el viento gélido enseguida nos enfriaba, por lo que tratamos de mantenernos en movimiento el mayor tiempo posible. Una nota positiva y que nos llenó de entusiasmo, fue cuando apoximadamente a las 4:30 PM, en el horizonte, directo en la dirección del Polo, apareció un punto oscuro:

A más de 20 KM se empieza a divisar la infraestructura que constituye la Estación Cientifica Amundsen-Scott, construida a pocos centenares de metros de nuestra meta final, el Polo Sur Geográfico.

El solo hecho de sabernos tan cerca, aunque aún nos deparan dos días de travesía, nos devolvió el alma al cuerpo, que ya venia padeciendo por la jornada tan agotadora.  Estamos a menos de 20 KM del nuestro destino final. Mañana recuperaremos un poco las fuerza avanzando unos 10 KM aproximadamente, para dejar el tramo final a recorrer el día sábado 16 de diciembre.

Mis compañeros Abbas y Juan Pablo ya están recogidos en sus sacos de dormir, después de haber hidratado y devorado una cena gourmet a base de sobres deshidratados. Yo escogí “risoto con pollo” y debo admitir que … ¡estaba delicioso!. Abbas ha sido una revelación para mi, su tenacidad es asombrosa, y si yo no tenia ninguna duda de su capacidad física para enfrentar el reto de la expedición, por haber entrenado con él en diferentes ocasiones, el hecho de que fuese su primera aventura extrema me tenia preocupado; sin embargo, logro rápidamente adaptarse a la vida simple y básica de una expedición de este tipo, aprendiendo todos los días algún truco nuevo para sobrevivir en estas circunstancias tan especiales. Mi compañero de otras expediciones Juan Pablo, tiene una valentía fuera de serie para documentar con sus cámaras los mas mínimos detalles de la expedición, a costa de que se le congelen las manos, como ocurrió hoy después de algunas tomas mientras esquiábamos. Extrañamos mucho a nuestro cuarto expedicionario Luis Eduardo (Lucho), quien después de planificar y entrenar con todo el grupo por varios meses, tuvo que desistir por una emergencia medica imprevista. Sin duda alguna su presencia hubiera sido un aporte muy valioso para el éxito final de la expedición.

Mis compañeros me delegaron la tarea de describir algo que siempre en todos los foros nos preguntan, hasta ahora les hemos vendido hablando en las bitácoras de varios temas como: qué tipo de comida llevamos y como cocinamos, como son los esquíes, como se manejan las comunicaciones desde un sitio tan remoto.

Hoy les hablaré de como atendemos nuestras necesidades fisiológicas, es decir como vamos al baño.

Como premisa quisiera mencionarles que Antartic Logistic Expedition (ALE) asumió la obligación de recoger todo desecho sólido y líquido en las áreas dónde opera en Antártica, para luego ser transportadas vía aérea con el caguero ruso hasta Punta Arenas.  En la Base Logística del Union Glacier existen unos baños para uso del personal que opera o que circula por esa base, que ya tienen predipuesto el mecanismo de recolección de los desechos solidos, separados de los liquidos; ambos vas a unos tanques que posteriormente son transportados a Chile para su procesamiento. Todo esto se hace porque en las zonas internas de la Antartica donde las temperaturas nunca superan lo 0°C, no hay descomposición del material orgánico, por ende para evitar que los glaciales se transformen en basureros por miles de años, se impuso la obligación de no dejar rastro alguno de materia orgánica.

El procedimiento cuando estamos fuera de la Base Union Glacier es diferente, a nuestra salida para la travesía o para cualquier escalada donde no hay facilidades de baños portátiles, nos entregan una bolsas especiales que contienen un polvo que permite las destrucción de las bacterias contenidas en las heces. Al establecer el campamento montando carpas, escabamos en el hielo dos fosas, la primera en un hueco de medio metro de profundidad destinado como urinario, este hueco debera ser tapado al desmontar el campamento. Para el caso del manejo del número 2, se excava una fosa de un metro de profundidad y en el piso de esta, se abre un hueco de 25cm x 25cm para colocar las bolsas donde se recogen las heces.

Obviamente, este es un tipo de letrina improvisada al aire libre, y generalmente se protege con un muro de hielo producto de la excavacion orientado en la dirección desde donde sopla en viento, para mitigar los efectos de posible congelamiento de las partes intimas…  Lo más importante de todo este proceso, es que cada quien es responsable de cargar con desechos en las bolsas especiales, y al regreso, en la base Union Glacier, depositarlas en el contenedor que las sacará de la Antártica.

Espero haber respondido una de las preguntas más frecuentes que nos hacen al regreso de este tipo de expediciones.

Como la jornada nos dejó agotados, termino aquí la bitacora de hoy, ya que mis compañeros están profundos amagando los primeros ronquidos y así poder enviarles algunas imágenes antes de caer, yo también, en los brazos de Morfeo.

Un fuerte abrazo polar,

José Francisco.

Facebook

Leave a Comment

Your email address will not be published.